META NAME="Keywords" CONTENT="Superación Personal, Relaciones Humanas, Autoestima, Temores, Salud, Meditación, Búsqueda de Valores, Mejor Forma de Vida">
Una Nuevsa Visión
Una Nuevsa Visión

LOCURA TERCERA.

¿DÓNDE ESTAMOS?

      E stamos en el Planeta Tierra, eso toda la gente lo sabe y en cualquier idioma, la palabrita nos significa "El Suelo que pisamos", es decir, el sustentante de nuestra Humanidad, nuestro pedestal, aquella materia mas densa que nuestros cuerpos, que sirviendo de apoyo a nuestro peso y a nuestro cuerpo, nos permite fincarnos en este o aquel lugar, y desde ahí, desde nuestro pequeño o gran hábitat, manifestarnos a los demás y gritarles !YO SOY ESE¡ !YO SOY SANTIAGO¡ o el nombre que tengas, REAFIRMANDO TU INDIVIDUALIDAD.

      Pero el planeta Tierra, solo es un "plano", pequeño por cierto y por eso le llamamos planeta, es decir "un planito" en el concierto de nuestro Universo, una especie de Escuela Elemental en donde en cada Generación, que nosotros llamamos Civilización, el Hombre "NIÑO" que somos va aprendiendo gradualmente los rudimentos de la Gran Ciencia y Única Religión, de la Gran Verdad que es, REUNIRSE EN LA MENTE DE AQUEL, en una forma consciente al irse asimilando a la Eterna Substancia.

      Una de las palabras mas descriptivas de "Hombre" es el vocablo inglés MAN, porque alargada a otras lenguas antiguas, MAN es MANAS y MANAS en alguna lengua significa "MENTE". Esa pues es la Realidad del Hombre; el Hombre es Mente, porque es una Creación Mental que en este planito o planeta, se llama HOMBRE; pero que en otros planos tiene otros nombres diferentes, que ni siquiera conocemos, pero que el vulgo llama ángeles, querubines, santos, iniciados, maestros, extraterrestres, supraconscientes, héroes, señores, dioses, etc. Y "aunque haya y sean llamados dioses y señores, ya en la tierra, ya en el cielo, de manera que haya muchos dioses y señores", SOLO EXISTE UN SOLO DIOS, AQUEL, EL INNOMINADO, EL DESCONOCIDO, BENDITO SEA y solo existe un solo Hombre, con muchos nombres y muchas presencias, con muchas manifestaciones, en muchos planos o situaciones de progreso, hacia su meta final.

      Adoramos aquello que no conocemos o no comprendemos y como dice el refrán popular que "el que no conoce a Dios, a cualquier Santo se le hinca", cada uno de nosotros en esta búsqueda, casi siempre guiada inconscientemente por el instinto que empuja al hombre hacia la Perfección, hacia el Espíritu, vamos encontrando en el camino, otros satisfactores que nos enredan y nos hacen perder el tiempo, deteniendo nuestro avance y dificultando nuestra marcha que debería ser siempre ascendente. Y así, nos creamos una serie de mallas a cual más, apretada y resistente, en las que nos envolvemos, nos entretenemos y nos gozamos, olvidando nuestra Divinidad. Estas mallas son tan reales como el cercado de alambre que nos prohibe entrar o salir de algún lugar, o sea, pasar de una parte a otra, sea ésta la que sea. Y como esa malla no es una puerta que nos tape la vista, sino el paso, llega entonces un momento en el que nos acostumbramos a ver aquello que queremos o que buscamos y que está al otro lado de la malla, como si ya fuera nuestro y nos olvidamos de querer conseguirlo; volviéndonos conformistas en nuestro plano de existencia, o sea, de este lado de la malla. Hay mallas de todas las graduaciones, de cuadro grande y de cuadro milimétrico y más, mucho mas pequeñas aún, como en la realidad de nuestra existencia las hay, desde la Pobreza y la Enfermedad, el Alcoholismo, el Tabaquismo, la Sexualidad mal entendida, la Riqueza mal empleada, el Abuso de Poder, el Odio, la Envidia, los Celos, los Temores Primarios, etc., en general, todo aquello llamado MALDAD y que desencadena actos reprensibles en todas las escalas sociales, desde el mas rico y poderoso hasta el mas pobre e indefenso, pues todos, mientras no nos hacemos cargo de nuestra situación en este mundo, tratamos de "joder" de alguna manera al vecino, así sea nuestro hermano, esposa o esposo, hijos, familiares, conocidos o, aún, a nuestra propia madre, importándonos muy poco el respeto a nuestros semejantes, a consecuencia de lo cual tenemos la muy mexicana "mentada de madre", es decir, NO ME MOLESTES A MI, POR FAVOR.

      Siempre dijeron los Maestros, que si cada quien tratara a sus semejantes como a nuestra vez deseáramos ser tratados, con esto bastaría para que el mundo fuera mejor; es decir, NO HAGAS A OTRO, LO QUE NO QUIERAS PARA TI; pero casi ninguno lo entendemos y menos, lo aplicamos, porque no solemos pensar y admirar los beneficios tan grandes que conlleva el hecho de tratar de ser mejor y hacer el mayor bien posible; pues todo lo queremos para nosotros mismos, en forma egoísta y nada queremos compartir con los demás, tontamente ignorando que NO HAY PODER MAS GRANDE, QUE EL PODER DE DAR y que la Ley de Compensación indica que "mientras más des, más recibirás y mientras más quites, menos tendrás". La gente dice que quisiera ser rica, como "fulano de tal" o famosa como "tal artista o político", etc., pero solo ve el relumbrón, pues quizá un pobre y harapiento limosnero de la esquina sea………. pero……

Va de cuento………


Hoja 2
©